San Pedro Crisólogo, obispo y doctor (-450)

 

Su excepcional elocuencia le mereció el nombre de "Crisólogo", que quiere decir "palabra de oro". Sus 160 homilías, densas de doctrina, le merecieron el título de doctor de la Iglesia. Al ser designado arzobispo de Ravena trazó el retrato del verdadero obispo. "Es un hijo de la Iglesia, un hijo que no la abrume con su peso, ni la conmueve con la intriga; un hijo que reciba a los peregrinos, sirva a los que obedecen, obedezca a los reyes, colabore con las Potestades, dé el homenaje de la revelación a los ancianos, el de la bondad a los jóvenes, a los hermanos el del amor, el del afecto a los pequeños, y a todos el de una servidumbre libre por Cristo". Murió en Imola el 3 de diciembre de 450.


 
 

COMENTÁ ESTA NOTA

Código de Validación