San Severo, obispo

 


Era tejedor de oficio. Fue elegido obispo de Rávena por aclamación popular, y para no quebrantar una tradición antigua, tuvo que aceptar el nombramiento renunciando al mundo, a su hogar y a su familia. Gobernó la sede de Ravena durante gran parte del siglo IV. Asistió al Concilio de Sárdica y defendió los decretos de fe de Nicea contra los herejes arrianos. Fue ejemplo de rectitud y piedad. Murió el año 389.


 
 

COMENTÁ ESTA NOTA

Código de Validación