Santos Joaquín y Ana, padres de la Santísima Virgen

 

Joaquín era galileo, de Nazaret, y de linaje real porque era de la tribu de Judá y descendía por línea recta del rey David. Era comerciante en rebaños y lanas. Ana era natural de Belén. Tuvieron una sola hija, María, la llevaron a Jerusalén para la ceremonia de la purificación, y a los tres años la presentaron a los sacerdotes para que la criaran junto a las vírgenes del templo. Sus últimos años se quedaron a vivir en Jerusalén para estar cerca de su hija a la que visitaban asiduamente. Cuando María contaba 11 años de edad, Joaquín murió a los 80 años. Ana le siguió casi inmediatamente, contando 69 al momento de su muerte.


 
 

COMENTÁ ESTA NOTA

Código de Validación